Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

San Nicon el Metanoeite
San Nicon el Metanoeite
Nicón, originario del Ponto, abandonó a sus amigos de juventud y huyó a un monasterio llamado Crisopetro. Ahí vivió doce años, entregado a la oración y practicando las penitencias más austeras. El fruto espiritual que producían entre los monjes sus exhortaciones y conferencias, movió a sus superiores a emplearle en la predicación de la palabra de Dios al pueblo. Así pues, San Nicón partió a misionar en Creta, que acababa de arrebatarse a los sarracenos. El santo reconvirtió a muchos cristianos que habían abrazado la religión del Islam. Como empezaba siempre sus sermones con la palabra “Metanoeite” (“¡Arrepentíos!”), el pueblo le dio ese sobrenombre. San Nicón enseñaba a sus oyentes a aplicar el hacha a la raíz de los vicios y, de ese modo, consiguió conversiones maravillosas. Después de casi veinte años de predicar en Creta, se trasladó al continente; en Esparta y otras regiones de Grecia anunció la palabra divina y confirmó su doctrina con milagros. Falleció el año 998 en un monasterio del Peloponeso.
© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.